Arreglar el sobrecalentamiento de la tarjeta gráfica

Una buena refrigeración de los componentes del ordenador es una de las reglas más importantes para que su PC funcione sin problemas. Un flujo de aire correctamente ajustado en el interior de la caja y un sistema de refrigeración adecuado pueden mejorar la eficiencia de refrigeración del adaptador gráfico. Al mismo tiempo, incluso con un sistema bien ventilado, es posible el sobrecalentamiento de la tarjeta gráfica. De eso hablaremos en este artículo.

Sobrecalentamiento de la tarjeta de vídeo

Para empezar, es necesario entender qué significa “sobrecalentamiento”, es decir, a qué temperatura merece la pena hacer sonar la alarma. Puedes comprobar el grado de calentamiento de la GPU utilizando programas especialmente diseñados, por ejemplo, GPU-Z.

Los valores proporcionados por el software difícilmente pueden decir algo a un usuario inexperto, por lo que nos remitimos a los fabricantes de tarjetas de vídeo. Tanto el “rojo” como el “verde” han determinado que la temperatura máxima de funcionamiento permitida para sus chips es de 105 grados.

Hay que entender que este es el techo superior, al llegar al cual el procesador gráfico comienza a reducir su propia frecuencia para enfriarse (trotling). Si esta medida no tiene el resultado deseado, el sistema se detiene y se reinicia. Para que la tarjeta de vídeo funcione correctamente, la temperatura no debe superar los 80-90 grados centígrados. Un valor de 60 grados o ligeramente superior puede considerarse ideal, pero en los adaptadores potentes esto es casi imposible de conseguir.

Soluciones a los problemas de sobrecalentamiento

Hay varias causas de sobrecalentamiento de la tarjeta de vídeo.

  1. Flujo de aire deficiente en la caja.

    Muchos usuarios descuidan una regla tan sencilla como asegurar la circulación del aire. El principio “cuantos más fans, mejor” no funciona aquí. Es importante crear una “brisa”, es decir, un flujo en una dirección, de modo que el aire frío sea aspirado por un lado (parte delantera e inferior) y expulsado por el otro (parte trasera y superior).

    Si el chasis carece de las necesarias rejillas de ventilación (superior e inferior) con asientos para los refrigeradores, deberá instalar unos “spinners” más potentes en los existentes.

  2. El sistema de refrigeración está obstruido con polvo.

    Es una visión fea, ¿no? Este grado de obstrucción del refrigerador de la tarjeta de vídeo puede conducir a una disminución significativa de la eficiencia y, por lo tanto, al sobrecalentamiento. Para eliminar el polvo, retire la parte superior del sistema de refrigeración con los ventiladores acoplados (en la mayoría de los modelos este desmontaje se puede realizar muy fácilmente) y barra el polvo con un cepillo. Si no es posible desmontar la nevera, utilice un aspirador normal.

    No olvide retirar la tarjeta gráfica de la caja antes del procedimiento de limpieza.

    Leer más: Desconectar la tarjeta de vídeo del ordenador

  3. La pasta conductora térmica entre la GPU y la base del disipador ha fallado.

    Con el tiempo, la pasta que media entre el refrigerador y la GPU pierde sus propiedades y empieza a conducir peor el calor. En este caso hay que sustituirlo. Recuerda que si desmontas la tarjeta de vídeo (rompiendo las juntas de los tornillos de montaje), pierdes la garantía, así que para sustituir la pasta térmica es mejor que te pongas en contacto con el servicio técnico. Si la garantía ha expirado, puede proceder con seguridad.

    Más información: Cómo cambiar la pasta térmica de la tarjeta gráfica

Cuida de una buena ventilación de la caja, mantén limpios los sistemas de refrigeración y podrás olvidarte de un problema como el sobrecalentamiento y los cortes de la tarjeta de vídeo que lo acompañan.

Nos alegramos de que hayamos podido ayudarle con su problema.

Describa lo que no le ha funcionado.
Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

¿Le ha ayudado este artículo?