Bombillas LED: en qué se diferencian de las convencionales y cómo elegir la mejor

En los últimos años, las bombillas LED son cada vez más populares, y no es de extrañar, porque pueden reducir significativamente el coste de la electricidad sin comprometer la calidad de la iluminación. En este artículo veremos en qué se diferencian las lámparas LED de las bombillas incandescentes convencionales, su eficacia y cómo no equivocarse al comprarlas.

♥ ON TOPIC: De 12v hacer 220 voltios en el coche, o cómo cargar un ordenador portátil en el coche (y no sólo).

¿Qué es una bombilla LED?

Las bombillas LED utilizan LEDs como fuente de luz, mientras que en las bombillas convencionales la luz es emitida por un filamento que se calienta mediante una corriente eléctrica. La bombilla de bajo consumo está recubierta en su interior con un fósforo (tinte fluorescente), que brilla gracias a una descarga de gas.

Cada tipo de lámpara tiene sus propias características y desventajas. La construcción de una lámpara de incandescencia es bastante sencilla: consiste en un filamento (generalmente de tungsteno o sus aleaciones refractarias) encerrado en una bombilla de vidrio evacuado. Bajo la influencia de la corriente eléctrica, el filamento se calienta y comienza a brillar. La principal ventaja de las lámparas incandescentes es su bajo coste, que, sin embargo, se ve compensado por su baja eficiencia. De hecho, sólo el 10% de la electricidad consumida se convierte en luz, el resto se disipa en forma de calor. Además, esta bombilla tiene una vida corta: sólo unas mil horas.

Una lámpara fluorescente compacta, o CFL (es el nombre de una bombilla de bajo consumo) brilla casi igual, pero consume cinco veces menos electricidad. Entre las desventajas de las CFL están el precio más elevado, el largo tiempo de calentamiento tras el encendido (unos minutos), el aspecto poco estético y el parpadeo de la luz, que es una carga para los ojos.

Una lámpara LED está formada por varios LED y una fuente de alimentación encerrados en una carcasa. La fuente de alimentación es un componente necesario porque los LEDs necesitan una alimentación de 6 o 12 V DC o de 220 V AC de un sistema eléctrico doméstico para funcionar.

La mayoría de las veces, el diseño de la carcasa de las lámparas LED se asemeja a la forma de “pera” con la base de tornillo de las bombillas conocidas, lo que garantiza una instalación sin problemas. Los dispositivos presentan una serie de ventajas, como los diferentes colores de emisión (según los LED utilizados), el bajo consumo de energía (por término medio, 8 veces menos que las lámparas incandescentes), la durabilidad (dura entre 20 y 25 veces más que las lámparas incandescentes), el escaso calentamiento de la carcasa y la independencia del brillo frente a las fluctuaciones de tensión.

Una desventaja importante de estas lámparas es su precio. Su precio es varias veces superior al de las bombillas incandescentes. Sin embargo, el elevado coste se compensa con la reducción de los gastos de iluminación, siempre que la lámpara no se queme antes de tiempo. En este caso, las lámparas LED son de una calidad bastante decente y se pueden comprar en línea a una fracción del coste de las bombillas convencionales. Por ejemplo, en este enlace de AliExpress puedes comprar lámparas LED de diseño estándar a un precio muy atractivo, hay 6 opciones de potencia, más de 4.000 pedidos y muchas críticas positivas.

Las bombillas LED también tienen otros inconvenientes. En particular, la distribución desigual de la luz debido a que la fuente de alimentación incorporada interfiere con el flujo luminoso. Sin embargo, algunos fabricantes sortean esta limitación utilizando una forma especial de diseño, como ésta.

Además, la carcasa esmerilada de la lámpara tiene un aspecto poco estético en las luminarias de cristal. Otras desventajas son la falta de un regulador de intensidad, así como la inadecuación para su uso a temperaturas muy altas y bajas.

♥ ON TOPIC: Las mejores películas de suspense: Una lista de las 35 mejores películas con descripciones, trailers y enlaces.

En qué hay que fijarse al comprar

Debido a la gran cantidad de características, elegir la bombilla LED adecuada puede ser una tarea complicada.

Tensión de alimentación

Si el voltaje de su casa o apartamento es inestable, seleccione lámparas que puedan funcionar en una amplia gama de voltajes. Esta característica suele estar indicada en el envase. Tenga en cuenta que las lámparas LED emiten la misma luz brillante a baja tensión que a tensión normal.

♥ ON TOPIC: 36 hechos no obvios sobre el planeta Tierra que quizá no conozcas.

El color de la radiación

La temperatura del color caracteriza la intensidad de la radiación de una luminaria. La temperatura del color se mide en Kelvin. A medida que aumenta, el color cambia de amarillo a azul. Por regla general, el fabricante especifica los parámetros de emisión en el embalaje y en la carcasa de la lámpara: cálido (2 700 K) – aproximadamente comparable con una lámpara incandescente; blanco cálido (3 000 K) – óptimo para locales residenciales; blanco frío (4 000 K) – para oficinas e industria, cercano a la cromaticidad de la luz diurna.

Algunos modelos de lámparas permiten ajustar el color con modos especiales. Si no tolera el espectro azul y la luz fría le parece tenue, al comprar una lámpara con espectro frío, elija un aparato con potencia extra.

Hay que dedicar una categoría aparte a las lámparas RGB, que pueden brillar en diferentes colores para adaptarse a las preferencias del usuario. Estas luces suelen poder controlarse mediante un smartphone u otro aparato compatible con Bluetooth. Un ejemplo de este tipo de lámpara RGB.

Para los estetas especiales, hay incluso lámparas que pueden simular llamas con bastante realismo (ejemplo).

♥ ON TOPIC: Cómo reducir el consumo de tráfico móvil en tu iPhone. 13 consejos.

Potencia

Entre las especificaciones que figuran en el envase de las bombillas LED se encuentran su flujo luminoso y su potencia, similar a la de las bombillas incandescentes. En realidad, la potencia de las lámparas LED es de seis a ocho veces menor. Por ejemplo, el brillo de la luminiscencia de una bombilla de 12 vatios es comparable al de una bombilla incandescente de 100 vatios. Ten en cuenta que la potencia declarada no siempre se corresponde con la realidad, y la bombilla puede brillar menos. La intensidad luminosa también puede disminuir a medida que el brillo de los LEDs se reduce con el tiempo, por lo que existe la posibilidad de que el dispositivo tenga que ser sustituido mucho antes de que expire su vida útil.

♥ ON TOPIC: Bolsas, fijaciones, herramientas y otros artículos útiles para el ciclista.

Otros puntos materiales

Las bombillas LED son más grandes que las incandescentes, por lo que es posible que no quepan en un plafón pequeño.

En el caso de los aparatos de iluminación que se encienden mediante un regulador de intensidad, hay que seleccionar las bombillas adecuadas: en el embalaje del aparato debe figurar la información de que la bombilla puede ajustarse.

Las lámparas LED distorsionan ligeramente la percepción visual de los colores. En algunas situaciones, como al tomar fotografías, esto puede suponer una diferencia significativa.

♥ ON TOPIC: Funda de carga para iPhone: una selección de las mejores opciones en relación calidad/precio.

Cambiar a las bombillas LED

Cuando te plantees cambiar a bombillas de mayor eficiencia energética, presta atención a una serie de matices. En primer lugar, es aconsejable sustituir sólo las bombillas de alta potencia (60W y más), ya que la sustitución de las bombillas de baja potencia no supondrá un ahorro significativo, sino que el importe gastado en la compra de bombillas LED puede no resultar rentable. En segundo lugar, sustituya las lámparas de los aparatos de iluminación de uso frecuente, como las arañas o las lámparas de las salas de estar, ya que cambiar una lámpara en lugares donde sólo se enciende la luz ocasionalmente no tiene sentido. En tercer lugar, no esperes una reducción drástica del consumo de electricidad después de sustituir las lámparas (el ahorro puede ser del 15-25%) porque los principales consumidores de electricidad son los electrodomésticos (plancha, hervidor eléctrico, cocina eléctrica, lavadora, etc.).

Por último, a la hora de elegir las bombillas LED, no compre dispositivos de un solo fabricante, sino que pruebe primero una o dos marcas. El hecho es que los dispositivos de diferentes fabricantes pueden diferir en la luz emitida, incluso si el embalaje declara la misma temperatura de color.

Hoy en día, las lámparas LED han dejado de ser una costosa novedad técnica y son bastante asequibles. Dado que las lámparas LED se comparan favorablemente con las lámparas incandescentes convencionales, el cambio a ellas merece la pena.

Véase también: