¿Cómo deshacerse de los efectos del “agotamiento en el trabajo” (burnout)?

Todos los que han trabajado al menos medio año en su vida han experimentado esta sensación de una u otra manera. La sola idea de tener que ir a trabajar a algún sitio es aterradora. Apenas puedes mover las piernas en el trabajo y tu productividad tiende a cero. Otros notan que te has convertido en un cínico y te quejas todo el tiempo. En casa está constantemente peleando con la familia, tiene dificultades para despertarse, no puede escapar de la casa. ¿Qué hacer?

“Quemado en el trabajo”. ¿Por qué ocurre eso?

En primer lugar, veamos por qué nos “quemamos”.

  • Trabajo monótono;
  • Paga poco;
  • Demasiadas responsabilidades;
  • Trabajar en el mismo empleo durante mucho tiempo;
  • No hay motivación;
  • Problemas de comunicación.

¿Qué hacer si ya estás enfermo?

Existen varias estrategias de afrontamiento

Fija un objetivo y consíguelo por todos los medios.

Haga una revisión de sus tareas actuales. Es muy posible que tenga demasiadas cosas que hacer, y que simplemente no tenga tiempo para hacer las cosas más importantes. Después de todo, es muy posible que lo que era relevante hace dos años ya no sea tan importante hoy. Así que elige lo más importante y céntrate en ello.

SOBRE EL TEMA: 3 lecciones de productividad de Mark Zuckerberg, Bill Gates, Satya Nadella y Warren Buffett.

Duerme más y deja que el mundo espere.

A algunas personas les gusta trabajar de noche, pero la verdad es que es más perjudicial que beneficioso. Sal del club de la medianoche y vete a la cama temprano.

Cuando duermes más, estás más capacitado para afrontar los retos que la vida te pone delante. En lugar de limitarse a reaccionar, puede planificar con antelación y ser proactivo.

8 horas de sueño son 1,5 horas de trabajo ininterrumpido y muy productivo por la mañana. Piénsalo.

Aprender a dormirse antes requerirá tiempo y fuerza de voluntad. Pero créeme, valdrá la pena.

ON TOPIC: Cómo hacer las cosas: 20 consejos de gestión del tiempo que serán útiles para todos.

Tómate un descanso.

Tomar unas vacaciones puede ayudarle a alejarse de los desencadenantes del estrés durante un tiempo. Por ejemplo, si suele discutir con su pareja, una ruptura temporal puede ser beneficiosa. Lo mismo se aplica al trabajo: si sientes que estás dispuesto a matar a todo el mundo o, por el contrario, a esconderte en algún lugar, cuando la cosa se pone fea, tómate un descanso. Un descanso te ayudará a “resetear” tu cerebro y a ganar concentración.

Aunque no tengas la oportunidad de descansar del todo, date más tiempo para descansar. Por ejemplo, sabes que esta semana tienes que aprobar dos proyectos, y todavía tienes lo que llaman un “caballo bueno”. ¿Qué hacer? Programe un recordatorio en su teléfono móvil para que lo reciba una hora antes de acostarse. Cuando recibas el recordatorio, coge papel y bolígrafo, escribe lo más importante para mañana, planifica tu día y luego lávate los dientes y vete a la cama (un poco antes, al menos 15 minutos, para descansar más).

SOBRE EL TEMA: Los 10 mejores libros de psicología que pueden cambiar tu vida.

La regla cardinal del luchador Burnout

Parece muy sencillo: “cuídate más”. Al fin y al cabo, se mire como se mire, todos tenemos la misma salud, tanto física como psicológica, y todo lo demás depende de ella.

Véase también: