Comprobación del funcionamiento de la placa base

Comprobación del funcionamiento de la placa base

El rendimiento de la placa base determina que el ordenador funcione o no. La inestabilidad puede ser indicada por frecuentes fallos en el PC - pantallas azules/negras de la muerte, reinicios repentinos, problemas con la entrada y/o el funcionamiento de la BIOS, problemas con el encendido/apagado del ordenador.

Si tienes alguna sospecha de inestabilidad en la placa base, definitivamente debes hacer un chequeo de ese componente. Afortunadamente, es más probable que los problemas se produzcan con otros componentes del PC o con el sistema operativo en su conjunto. Si se detectan fallos graves en la placa base, habrá que llevar el ordenador a reparar o sustituir la placa.

Índice

    Recomendaciones básicas antes de la comprobación

    Desgraciadamente, es muy difícil hacer una comprobación correcta del estado de la placa base con la ayuda del software. Sólo es posible hacer una prueba primitiva de estabilidad del sistema, pero en este caso se comprobará no la placa en sí, sino el trabajo de los componentes que están instalados en ella y que trabajan en conjunto (CPU, tarjeta gráfica, RAM, etc.).

    Para que la prueba de la placa base sea más correcta, tendrás que desmontar el ordenador y realizar tanto una inspección visual como alguna manipulación de la propia placa. Por lo tanto, si no tiene idea de cómo es el ordenador dentro de la unidad del sistema, es mejor limitar la inspección visual de la placa base, y dejar el resto de las pruebas a los profesionales.

    Si va a realizar todas las manipulaciones dentro del ordenador con su propia mano es necesario observar ciertas medidas de seguridad, es deseable trabajar con guantes de goma, ya que con las manos desnudas pueden caer partículas de piel, pelo y/o sudor en los componentes, lo que también afectará negativamente al rendimiento de todo el ordenador.

    Método 1: Inspección visual

    La forma más fácil es que usted simplemente tiene que quitar la cubierta de su sistema e inspeccionar la placa base para los daños. Para poder ver mejor los distintos defectos, limpie la placa del polvo y de los distintos residuos (quizá al hacerlo mejore el rendimiento del ordenador). No olvide desconectar el ordenador de la red eléctrica.

    La limpieza debe realizarse con un cepillo no duro y toallitas especiales para componentes informáticos. También puede utilizar una aspiradora, pero sólo con una potencia mínima.

    Al inspeccionar, asegúrese de buscar cualquier defecto de este tipo:

    • Aumento del tamaño de los transistores, condensadores y baterías. Si observa que han empezado a dilatarse y/o la parte superior se ha vuelto más convexa, lleve la tabla a reparar inmediatamente, ya que existe el riesgo de que pronto falle por completo;
    • Arañazos, astillas. Especialmente peligroso si cruzan los circuitos especiales del tablero. Entonces habrá que sustituirlo;
    • La flacidez. Mira de cerca la placa base para ver si se hunde. La razón de este hundimiento puede ser que haya demasiados componentes conectados directamente a la placa, por ejemplo, un refrigerador.

    Si no se han encontrado estos defectos, se puede proceder a una prueba más avanzada.

    Método 2: Comprobar la operatividad a través de la RAM

    Si retira la RAM del ordenador e intenta encenderlo, el sistema operativo no se iniciará. En este caso, si la placa base funciona correctamente, debería aparecer una señal sonora especial y, en algunos casos, un mensaje de error especial en el monitor.

    Para realizar esta prueba, siga las instrucciones paso a paso, que son las siguientes

    1. Apague temporalmente el PC y retire la cubierta de la unidad del sistema. Coloque la unidad del sistema en posición horizontal. Esto le facilitará el trabajo con sus "tripas". Si se ha acumulado polvo en el interior, límpielo.
    2. Desconecte todos los componentes de la placa base, dejando sólo la CPU, la tarjeta de sonido, el refrigerador y el disco duro en sus lugares.
    3. Conecta el ordenador e intenta encenderlo. Si la tarjeta gráfica emite algún sonido y muestra una imagen en el monitor (si está conectada), es probable que la placa base esté totalmente operativa.

    Si la CPU no tiene un núcleo de vídeo incorporado, no se emitirá nada al monitor, pero la placa base debería emitir al menos un pitido especial.

    Método 3: pruebas a través del adaptador gráfico

    Puede utilizarse como una especie de "continuación" del método anterior. Sólo será efectivo si la CPU no tiene un adaptador gráfico incorporado.

    Este método se realiza de forma casi totalmente similar al anterior, sólo que en lugar de las tarjetas RAM, se sacan todos los adaptadores de vídeo, y posteriormente se enciende el ordenador. Si la placa base emite una señal especial sobre la ausencia de adaptador de vídeo, en el 99% de los casos la placa base es totalmente operativa.

    Esta es la forma de comprobar si la placa base funciona correctamente. Sin embargo, si se detecta algún defecto externo en él y/o no emite ninguna señal cuando no hay RAM, entonces se recomienda pensar en reparar o sustituir este componente.

    Nos alegramos de que hayamos podido ayudarle con su problema.

    Describa lo que no le ha funcionado.
    Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

    ¿Le ha ayudado este artículo?

    Subir

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información


    Parada Creativa