Efectos peligrosos en el disco duro

La unidad de disco duro (HDD) es uno de los componentes de cualquier ordenador, sin el cual es casi imposible el trabajo completo detrás del dispositivo. Muchos usuarios ya saben que se considera casi el componente más frágil debido al complejo componente técnico. Por lo tanto, los usuarios activos de PC, ordenadores portátiles y discos duros externos deben saber cómo manejar este dispositivo correctamente para evitar su fallo físico.

Lea también: De qué está hecho un disco duro

Características de un disco duro

A pesar de que el disco duro está obsoleto desde hace tiempo, no existe una alternativa decente para él hasta el día de hoy. Las unidades de estado sólido (SSD) son muchas veces más rápidas y no tienen la mayoría de los defectos de un disco duro, pero debido a su mayor coste, que se nota especialmente en los modelos con gran memoria, y a ciertas limitaciones en el número de ciclos de reescritura de la información, no pueden convertirse en la principal fuente de almacenamiento de datos.

Muchos usuarios siguen optando por los discos duros, que permiten almacenar varios terabytes de datos durante muchos años. Para aplicaciones de servidores y centros de datos, la única opción es comprar varios discos duros avanzados y combinarlos en matrices RAID.

Dado que en el futuro previsible mucha gente definitivamente no se cambiará por completo a las unidades SSD u otras opciones de almacenamiento de datos, la información sobre las reglas de trabajo con un disco duro será relevante y útil para cualquiera que no quiera despedirse de información personal importante por error o pagar una cantidad considerable para intentar recuperarla.

Ubicación incorrecta dentro de la unidad del sistema

Este elemento se aplica a los discos duros instalados en la unidad del sistema de un PC de sobremesa. En casi todos los casos, el disco duro se coloca en posición horizontal en el chasis y se dice que es la ubicación de montaje ideal. Pero a veces el usuario no puede ubicarlo correctamente en un compartimento especial, por ejemplo, por falta de espacio libre y el HDD acaba ocupando cualquier espacio libre dentro de la unidad, sin importar si es vertical u horizontal.

Ángulo de colocación incorrecto

La colocación vertical, en contra de lo que se suele pensar, no afecta negativamente al rendimiento. De hecho, en los casos hechos con prudencia y en algunos servidores los discos duros están situados en vertical. Sin embargo, hay una cosa en común para ambas variantes: el disco duro no debe desviarse de su posición vertical u horizontal más de . Además, no debe apoyarse en las paredes del chasis: la unidad debe estar separada de los demás componentes del PC con un mínimo de espacio vacío.

Electrónica orientada hacia arriba

Otra opción incorrecta en cuanto al posicionamiento horizontal es con el tablero hacia arriba.. En este caso, la convección de la tapa se ve alterada y la unidad hermética no se enfría lo suficiente. En consecuencia, aumenta la temperatura en el interior, que se distribuye de forma desigual y afecta negativamente a la vida útil de todo el disco duro, especialmente los que tienen varios platos. Además, la velocidad de posicionamiento de los cabezales magnéticos disminuye.

Un acontecimiento raro, pero que sigue ocurriendo, asociado a la instalación del tablero arriba es el fallo del cojinete del eje. Después de un tiempo, la grasa puede salir de ahí y arruinar parte de la placa y el cabezal magnético. Debido a lo anterior, vale la pena considerar varias veces si tiene sentido montar la unidad al revés, sobre todo si va a estar constantemente cargada de datos guardando y leyendo.

Potencia insuficiente

Los accionamientos modernos son más exigentes con la calidad de la energía eléctrica. En caso de sus interrupciones y apagados inesperados del ordenador, el funcionamiento del disco duro también puede verse perturbado sin mucha dificultad, convirtiéndolo en un dispositivo que requiere formateo, reasignación de sectores muertos o sustitución completa por un nuevo disco duro.

Las fuentes de estos problemas no son sólo los fallos de la red eléctrica central (por ejemplo, debido a la rotura de un cable en la zona), sino también una fuente de alimentación mal dimensionada instalada en la unidad del sistema. Una fuente de alimentación de baja potencia que no se ajusta a la configuración del ordenador suele hacer que el disco duro se quede sin energía y comience a fallar. O cuando tienes varios discos duros, la fuente de alimentación no puede hacer frente al aumento de las cargas durante el arranque del PC, lo que también tiene un efecto negativo en el estado no sólo de los discos duros, sino también de cualquier otro componente.

Lea también: Causas de los clics del disco duro y sus soluciones

La salida en este caso es obvia: ante los frecuentes cortes de energía, hay que conseguir un sistema de alimentación ininterrumpida (SAI) y comprobar si la fuente de alimentación integrada en el PC se ajusta a la energía que necesitan todos los componentes del ordenador juntos (tarjeta de vídeo, placa base, disco duro, refrigeración, etc.).

Lea también:
Cómo saber cuántos vatios consume tu ordenador
Cómo elegir un sistema de alimentación ininterrumpida para su ordenador

Mala refrigeración.

Aquí las dificultades comienzan de nuevo con el montaje incorrecto del disco duro, lo que es especialmente cierto si hay dos o más de ellos en total. En el apartado anterior contábamos que la posición del tablero hacia arriba ya puede ser perjudicial, pero no es ni mucho menos la única causa del aumento de las temperaturas.

Como probablemente ya sepa, los discos duros de los ordenadores normales tienen una velocidad de giro de 5400 RPM o 7200 RPM. Esto no es mucho desde el punto de vista del usuario final, ya que los discos duros son significativamente inferiores a las unidades SSD en términos de velocidad de lectura y escritura, pero es mucho desde el punto de vista técnico. Debido al fuerte giro, se genera más calor, por lo que es extremadamente importante enfriar adecuadamente el disco duro, para que la alta temperatura, que generalmente es mala para la mecánica, no dañe el componente principal de la unidad, el cabezal magnético, reduciendo su rendimiento.

Si esto ocurre, eventualmente la capacidad de leer no sólo los datos registrados por el usuario, sino también los datos servo-métricos, se degrada o se pierde por completo. Un signo de fallo puede ser considerado como un sonido de golpeteo dentro del disco duro y la incapacidad del ordenador para detectarlo tanto en el sistema operativo como en la BIOS.

Lea también: Temperaturas de funcionamiento de los distintos fabricantes de discos duros

Falta de espacio libre en la caja de la unidad del sistema

Es más fácil tratar con el montaje de la unidad si sólo hay una unidad, y múltiples ranuras. Colocarlo cerca de otras fuentes de disipación de calor (que son prácticamente todos los componentes del PC) no es correcto. Cuanto más alejado esté el disco duro de otros dispositivos, incluidos los refrigeradores de aire, mejor. Lo ideal es que los bordes sean aproximadamente 3 cm de espacio libre. – Esto proporcionará una refrigeración pasiva.

No coloque el dispositivo cerca de otros discos duros – esto afectará inevitablemente a su degradación de rendimiento y acelerará significativamente los fallos. Lo mismo se aplica a la proximidad con una unidad de CD/DVD.

Si el pequeño factor de forma de la caja (micro/mini-ATX) y/o el gran número de discos duros no deja espacio para la colocación adecuada del disco duro, es muy importante cuidar la refrigeración activa adecuada. Lo ideal es que se trate de un refrigerador de entrada de potencia media cuyo aire se introduzca en las unidades. Su velocidad debe ajustarse en función del número de discos duros y de sus consiguientes temperaturas de refrigeración. En ese caso, es mejor no colocar el ventilador en la misma pared que la jaula de los discos duros, ya que existe la posibilidad de que el ventilador vibre durante su funcionamiento, lo que también tiene un efecto adverso sobre ellos.

Lea también:
Programas de control de refrigeradores
Cómo medir la temperatura del disco duro

Temperaturas externas adversas y otras condiciones

No son sólo los refrigeradores los que afectan a la temperatura de todo el PC, sino también el entorno exterior de la caja.

  • Las bajas temperaturas. – son tan indeseables como las altas temperaturas. Si la habitación es fría o el disco externo se ha traído desde el exterior donde la temperatura del aire es cercana a 0°, debe calentarse de forma natural a la temperatura ambiente antes de utilizarlo.
  • Humedad elevada – contribuye a reducir la resistencia a la temperatura del disco duro. Esto significa que en una habitación húmeda (o al aire libre cerca del mar) la unidad ya necesita refrigeración adicional si no está demasiado caliente, aunque no es necesaria en condiciones normales de humedad.
  • Contaminación de la habitación. – Otro enemigo del disco duro. Uno de sus componentes es un agujero barométrico, que normaliza la presión en su interior. Inevitablemente, el aire puede entrar en el interior de la caja a través de este orificio y, si está sucio con polvo y residuos, ni siquiera un filtro incorporado con recursos limitados de contención de partículas servirá. A continuación se explica cómo el polvo puede poner fuera de servicio el disco duro. Cabe destacar que las unidades de 2,5″ son significativamente más susceptibles a los daños causados por el polvo que las de 3,5″, debido a que los filtros plenarios son, como mínimo, más finos.
  • Cualquier vapor peligroso – Esto incluye también los ionizadores, las impurezas del aire como el óxido de nitrógeno y las emisiones industriales. Estos provocan tanto la corrosión de la placa como el deterioro de los componentes mecánicos internos.
  • Campo electromagnético. – Como se recordará, la unidad se denomina “disco duro magnético”, por lo que un entorno que promueva la desmagnetización y cree fuertes campos electromagnéticos convertirá el disco duro, lenta pero seguramente, en uno ilegible.
  • Tensión estática. – Incluso el cuerpo humano es capaz de acumular cargas que pueden dañar la electrónica. Por lo general, la gente no se encuentra con este problema al utilizar el disco duro, pero cuando se sustituye el disco duro o se instala un nuevo dispositivo, se recomienda observar las normas de seguridad más sencillas y no tocar los elementos de radio y las pistas de la placa sin, por ejemplo, una pulsera de toma de tierra.

Influencias mecánicas

Mucha gente es consciente de que los discos duros deben manipularse con el máximo cuidado para no alterar su funcionamiento. Cualquier impacto fuerte sobre él puede ser destructivo, y no sólo afecta a los modelos externos, sino también a los estándar de 3,5″ integrados. A pesar de que las empresas en producción intentan por todos los medios reducir la probabilidad de que se produzca, un gran porcentaje de los fallos de los discos duros se debe a este punto.

Vibración

Las vibraciones de los discos duros integrados pueden ser persistentes si el usuario no los ha instalado correctamente en el recinto de la unidad del sistema. Por ejemplo, una unidad mal atornillada vibrará cuando el refrigerador esté en marcha o cuando una persona golpee accidentalmente la caja. Lo mismo ocurre si el disco duro se fija a 2/3 de la altura en lugar de 4 tornillos – los bordes sueltos serán una fuente de vibración general de la unidad.

Dentro de la carcasa, el disco duro también puede verse afectado por los componentes del PC:

  • Abanicos. En la mayoría de los casos no hay problemas por parte de ellos hasta que el usuario decide cambiar la forma de refrigeración por sí mismo y de forma inepta. Es cierto que algunas carcasas baratas ya están diseñadas inicialmente de la forma más pobre posible y con materiales de baja calidad, debido a lo cual la vibración del refrigerador que gira puede transmitirse a lo largo de la pared hasta el disco duro.
  • Otros discos duros, unidades de disquete. La falta de espacio entre ellos provoca no sólo calor, sino también vibraciones mutuas. Las unidades de CD/DVD suelen funcionar a altas velocidades, y las propias unidades ópticas pueden tener diferentes velocidades, lo que obliga a la unidad a acelerar y parar, creando vibraciones. Los propios discos duros también vibran, sobre todo con el posicionamiento del cabezal y la rotación del husillo, lo que no es crítico para la unidad en sí, pero sí para el vecino, ya que sus velocidades y períodos de actividad son diferentes.

Algunas personas también tienen fuentes externas cercanas que provocan vibraciones. Se trata de cines en casa, altavoces con subwoofers. En esta situación, es conveniente mantener una técnica alejada de la otra.

Naturalmente, las vibraciones son inevitables cuando se transportan discos duros, especialmente los externos. También es importante elegir un disco duro externo con una carcasa protegida.

Lea también: Consejos para elegir un disco duro externo

Amortiguadores

Se sabe que una unidad de disco duro es menos susceptible a los golpes cuando está apagada, ya que los cabezales magnéticos no dañan los platos del disco cuando no están en uso, estando en ese momento en el aparcamiento. Sin embargo, no hay que pensar que incluso un disco duro sin energía no se ve afectado por las caídas y los golpes.

Al caer, incluso desde una pequeña altura, el dispositivo corre el riesgo de fallar, especialmente si cae de lado. Si también está en condiciones de funcionar, la posibilidad de dañar los datos almacenados y otros componentes del disco duro aumenta varias veces.

El disco duro fijado firmemente en la unidad del sistema protege de las caídas y los golpes, pero es sustituido por las patadas accidentales y los golpes en el chasis por los pies y diversas cosas (aspiradora, bolsa, libros, etc.). Esto es especialmente peligroso cuando el ordenador está en condiciones de trabajo – el disco duro se vuelve aún más frágil debido a las cabezas magnéticas en funcionamiento y se puede rayar la superficie de los platos.

Cabe señalar que las unidades de muchos ordenadores portátiles están más protegidas contra las influencias externas debido a su portabilidad. Esto se debe al diseño de absorción de impactos de los contenedores y a los sensores de aceleración (o vibración) más sensibles, que detectan mejor si se produce un choque y aparcan inmediatamente los cabezales magnéticos, deteniendo los platos en su camino.

Violación del sello.

El funcionamiento normal de un disco duro no es posible si el sellado está comprometido. Tiene su propia presión en el interior y varios elementos son responsables de la propia integridad. Si el cierre hermético se daña, causado por acciones descuidadas de la persona, una fuerte presión sobre la cubierta del disco duro, esquinas afiladas de la cesta en la unidad del sistema, hay casi un 100% de garantía de fallo de toda la unidad. Por supuesto, si el problema ha sido advertido y corregido a tiempo (cuando el disco duro no ha sido encendido después del daño) por medios improvisados como sellador o cinta adhesiva/cinta adhesiva, es posible seguir usándolo.

De lo contrario, no sólo el aire, innecesario allí, sino también el polvo se meterá dentro en un corto período de tiempo. Incluso una pequeña partícula de polvo puede causar la pérdida de datos al asentarse en el plato y posteriormente pasar por debajo del cabezal magnético. No sólo se trataría de un caso sin garantía, sino que además es posible que no se pueda reparar la unidad.

En ausencia de un sellado de fábrica, el aumento de la humedad mencionado anteriormente también será un factor perjudicial, provocando la corrosión.

Anteriormente ya le dijimos que incluso un disco duro totalmente reparable de fábrica no es monolítico: tiene un agujero técnico protegido contra el polvo. Pero contra el agua este filtro es casi inútil. Incluso unas pocas gotas directas pueden “matar” el disco duro, por no hablar de las situaciones en las que hay bastante más agua.

Intentar desmontar el disco duro

Este punto se deriva completamente del anterior, pero hemos decidido anotarlo por separado. Algunos usuarios de PC piensan que en caso de algunos problemas mencionados anteriormente (polvo, penetración de agua) hay que desmontarlo, soplarlo y secarlo con un secador de pelo. No se recomienda hacer esto categóricamente, porque no hay posibilidad de devolverlo a su estado de funcionamiento si no se tiene la experiencia adecuada.

Si omitimos la más importante – la ignorancia de las reglas de desmontaje y montaje, así como la devolución de la caja a la hermeticidad, hay otras razones que finalmente ponen el disco duro fuera de las condiciones de trabajo. En primer lugar, es aire que no debería entrar bajo la cubierta y, en segundo lugar, polvo. No es posible deshacerse de él, ni siquiera soplando toda la estructura – lo más probable es que las partículas de polvo viejas/nuevas simplemente se introduzcan y se asienten allí, y el proceso de lucha contra ellas será no sólo interminable, sino también inútil.

Estos procedimientos se llevan a cabo, pero en laboratorios de centros de servicio dedicados, con todas las normas de desmontaje y condiciones de limpieza de la sala y del artesano.

Debido a su complicado diseño y a la exigencia de ciertas condiciones de funcionamiento, el disco duro es caprichoso en su funcionamiento y almacenamiento. Hay muchos factores que afectan a su rendimiento, por lo que es necesario conocer las reglas básicas para el manejo del disco duro y seguirlas.

Nos alegramos de haber podido ayudarle a resolver su problema.

Describa lo que no le ha funcionado.
Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

¿Le ha ayudado este artículo?