El otro Jobs: cómo Apple fue traicionada, maltratada y azotada por su jefe

El otro Jobs: cómo Apple fue traicionada, maltratada y azotada por su jefe

Un nuevo libro biográfico sobre el padre fundador de la empresa ha sido descrito por Eddy Cue como «el primero en hacerlo bien». Para llegar a esta conclusión, los empleados actuales y antiguos Apple Se tardó casi 18 meses.

El libro de Walter Isaacson, publicado en 2011 y con gran difusión, no es bien visto por los cupertinos de antaño. «El tipo de persona que se describe en este opus no me gustaría trabajar, y no podría haber trabajado con él durante tantos años», es la postura de Tim Cook. No es que el autor del bestseller haya distorsionado maliciosamente los detalles, pero la imagen final de Jobs es demasiado grotesca. Después de haber entrevistado a más de un centenar de colegas y amigos de Steve, y de haber mantenido docenas de conversaciones con él durante su vida, Isaacson finalmente sólo ha hecho públicos los hechos vívidos y significativos. Los sentimientos subjetivos de los implicados quedan al margen, los intentos de explicar la motivación del jefe de Apple son lamentablemente escasos, la historia del ascenso Steve Jobs desacreditado a fondo.

En parte es culpa del propio fallecido, en aquellos tiempos Apple valoraba en exceso la capacidad de mantener los secretos corporativos. La corporación Apple de hoy tampoco lava sus trapos sucios en público: los escritores Brent Schlender y Rick Tetzeli lucharon con los Cupertino durante año y medio antes de que la nueva biografía empezara a tomar forma. Ayudó que Cook lanzara un programa de reformas hace un par de años y que Apple se convirtiera en una estructura menos cerrada, además de que los empleados vieran la oportunidad de restaurar el «statu quo». Y accedió a compartir los recuerdos de poner a los «grandes y terribles» en su lugar Steve Jobs.

Te puede interesar:  iPad 10 (2022) vs iPad Air 5 (2022): una comparación detallada

Resultó que no sólo los ingenieros tenían miedo y lo maldecían, sino que a menudo utilizaban la presión colectiva sobre sus superiores para proteger a los suyos. A Steve le parecía bien atizar a su personal con epítetos poco halagadores, pero todo dependía de quién fuera la próxima víctima. El recién llegado o el trabajador de baja categoría se dejaba a su suerte, pero se cuidaba al favorito de la empresa.

«Sr. Jobs, contratar a alguien tan competente como este tipo es muy difícil. Vuelve y discúlpate».

Y el hombre de las emociones se esforzó por comprometerse: uno de esos casos ocurrió frente a Bill Gates, que se dejó caer sobre un asunto con sus socios de paso.

Lo cuenta Regis McKenna, uno de los primeros gurús del marketing en Apple:

«Steve no podía dominar a los que no querían. Pero si uno se siente más cómodo siendo un vasallo, un súbdito, entonces está claro que está destinado a ser devorado por Jobs».

El propio McKenna le cerraba la boca a su jefe en alguna ocasión, en el sentido más estricto de la expresión, sin dudarlo mucho. La experiencia era reveladora: el directivo había trabajado con personas de tan buenos modales como Charles Spock, director general de National Semiconductor, y Don Valentine, de Sequoia Capital. Con Steve, sin embargo, las cosas eran mucho más sencillas; aunque practicaba la intimidación, lo hacía por temperamento; el paso en falso de otro podía ponerle en un estado de afectación del que el gran jefe se avergonzaba desde hacía tiempo.

En consecuencia, el trato de McCann con Jobs se basaba en la paridad: nunca se levantaban la voz el uno al otro, pero estaban constantemente en desacuerdo por cuestiones de negocios. La verdad nace en una discusión, y se separaron amistosamente, no a regañadientes, después de otro duelo de argumentos. Un día Steve llamó a la asistente de McCann y, debido a su pereza, le gritó, intercalando profanidades.

«La siguiente vez que me lo encontré le dije a la cara: ¡no vuelvas a hacer eso! Y más tarde me contaron lo avergonzado que estaba Jobs al acudir a ella para disculparse».

El libro también describe un momento: cuando Jon Rubinstein estaba a punto de dejar Apple y envió un correo electrónico a Jobs en ese sentido, sólo cuatro segundos después llamó a su subordinado. «¿Por qué te mudaste a Palm? ¿Es una cuestión de dinero?» Rubinstein recuerda que le espetó: «Steve, eres un orden de magnitud más rico que yo y haces preguntas así. ¿O era una broma?». El prurito creativo, la sed de cosas nuevas, la ambición – más tarde tuvo una brillante carrera en la industria de las tecnologías de la información, habiendo ocupado puestos de responsabilidad en Hewlett-Paccard, Amazon, Palm Computing. Pero, de hecho, en 2006 traicionó a Apple y a Steve Jobs personalmente.

Te puede interesar:  Cómo convertir los formatos PNG, JPG y TIFF en Mac con Automator en un solo clic

Un antiguo colega mío de NeXT había decidido renunciar a la causa común en aras de objetivos personales, lo cual era bastante comprensible, pero muy decepcionante. La situación se agravó por el hecho de que Rubinstein no se consideraba vinculado por la obligación o la moralidad, por lo que despotricó públicamente de su relación con Jobs. No volvieron a hablar, y en 2010 Rubinstein dijo en una entrevista con TechCrunch que estaba «definitivamente fuera de la lista de invitados».

El problema del personal: el nuevo libro da bastantes ejemplos de cómo esto afectó a Apple y moldeó la personalidad de Steve Jobs.