Índice de masa corporal (IMC): qué es y cómo calcularlo para hombres y mujeres

El peso del propio cuerpo es una cuestión relevante para la mayoría de las personas. Mientras algunos luchan contra el sobrepeso, otros exploran lo que puede haber causado una delgadez no natural. Pero, ¿qué peso corporal puede considerarse normal para un individuo en general? Una fórmula sencilla y popular puede ayudar, aunque no sea concluyente, a resolver esta cuestión.

♥ SOBRE EL TEMA: Por qué nacen los pelirrojos y en qué se diferencian del resto.

¿Qué es el índice de masa corporal?

Este concepto se puede encontrar como abreviatura de IMC, BMI o las combinaciones de palabras Índice de Masa Corporal, índice de Quetelet. Permite estimar el grado de correspondencia entre el peso de una persona y su altura. Esto nos permite comprender si el peso de una persona es normal, excesivo o insuficiente. Los valores del IMC suelen tenerse en cuenta a la hora de determinar las indicaciones del tratamiento. Este valor se calcula según una sencilla fórmula:

IMC = peso / altura²

Donde el peso corporal se mide en kilogramos y la altura en metros.

La Organización Mundial de la Salud ha elaborado una tabla especial para interpretar el rendimiento de las personas mayores de 20 años:

Relación entre la altura y el peso corporal

Índice de masa corporal

Bajo peso (deficiencia)

Menos de 18,5

Norma

18,5-25

Sobrepeso, obesidad.

25-30

Obesidad

30-35

Obesidad severa

35-40

Obesidad muy dramática

Más de 40 años

En los niños y adolescentes, los valores exactos dependen de la edad. Las normas correspondientes pueden consultarse en el sitio web de la OMS.

♥ ON TOPIC: Cómo broncearse correctamente al sol y en una cama de bronceado.

¿A quién se le ocurrió la idea de contar el índice de masa corporal?

La fórmula del índice de masa corporal fue inventada por el astrónomo, matemático, estadístico y sociólogo belga Adolphe Coetle ya en 1869. Sin embargo, el concepto se dio a conocer ampliamente sólo 100 años después, gracias a las investigaciones del fisiólogo y especialista en obesidad Ansel Keys. Este científico estudió los parámetros de 7400 personas y 5 países, tratando de encontrar la fórmula universal y óptima para determinar el sobrepeso. Resultó que una versión sencilla del IMC es la que mejor define la obesidad.

De este modo, se formó la base para una amplia investigación posterior. Los científicos ya no necesitaban utilizar métodos caros y complicados para medir la grasa corporal. Bastó con calcular los índices de varios cientos de personas de distintas épocas y sacar ciertas conclusiones. Por supuesto, el método no es adecuado para todo el mundo. Cuando hablamos de salud, todo el mundo quiere conocer cifras concretas para sí mismo, no medias generales.

♥ ON TOPIC: iPhone como EMERGENCY: Llamada de emergencia – SOS, Medcard y 4 funciones más que podrían salvar su vida.

¿Por qué necesitas conocer tu índice de masa corporal?

El índice de masa corporal ayuda a determinar los riesgos de ciertas enfermedades. La OMS sugiere que el sobrepeso aumenta la probabilidad de padecer diabetes de tipo 2, enfermedades coronarias y cáncer. Cada año en el mundo, el sobrepeso causa 2,8 millones de muertes y 36 millones de discapacidades. La OMS recomienda que toda persona tenga un índice de masa corporal entre 18,5 y 25. Por encima de este punto, el riesgo de enfermedad aumenta, y se incrementa aún más significativamente después de los 30 años.

♥ ON TOPIC: Diez consejos para treintañeros de quienes ya han cruzado ese umbral.

Precisión de las predicciones basadas en el IMC

Aunque el índice se utiliza con bastante frecuencia en medicina, cada vez hay más información sobre su inexactitud. Se pueden citar varios hechos que ponen en duda la elección de la fórmula como la mejor herramienta para determinar el sobrepeso.

1. El IMC no determina el porcentaje real de músculo y grasa

La desventaja de la fórmula, además de sus méritos, es su simplicidad. En consecuencia, el IMC de un atleta musculoso puede ser el mismo que el de una persona obesa no entrenada. A igualdad de altura y peso, el porcentaje de grasa, el aspecto y, en consecuencia, los riesgos para la salud pueden variar considerablemente. Los estudios realizados con cientos de personas han demostrado que los atletas suelen mostrar el índice de sobrepeso, mientras que las mujeres con un claro sobrepeso parecen estar en el rango normal.

Otro estudio de 13.000 personas mostró información similar. Mediante un análisis de bioimpedancia, los científicos compararon el IMC con el porcentaje real de grasa. El índice mostraba obesidad en el 21% de los hombres y el 31% de las mujeres, mientras que un análisis científico más preciso mostraba obesidad en el 50% de los hombres y el 60% de las mujeres. Se puede decir que en uno de cada dos casos el IMC da una información errónea, tranquilizando a una persona con sobrepeso.

2. El IMC no tiene en cuenta el sexo ni la edad

Para los estudios a gran escala, el marco del índice se hizo deliberadamente universal. Pero la cantidad de grasa en hombres y mujeres difiere en un 10% aproximadamente. ¿Es correcto aplicar los mismos criterios para los diferentes sexos?

La edad modifica las proporciones de tejido muscular y graso en el cuerpo. Con el tiempo, el metabolismo se ralentiza, el tejido muscular empieza a decaer y el tejido graso comienza a acumularse. Para llegar a conclusiones correctas hay que tener en cuenta también el sexo y la edad de la persona. Estadísticamente, los hombres tienen un IMC más alto que las mujeres.

3. La IMT no tiene en cuenta la tridimensionalidad de la persona

El profesor de Oxford Nick Trefenten también ha cuestionado la capacidad de la fórmula del IMC. En opinión del científico, no tiene en cuenta las características reales de la estructura del cuerpo humano. Allí, la altura y el peso varían de forma no lineal. En consecuencia, la fórmula considera que las personas bajas son más delgadas y las altas más densas. Trefenten ha ajustado la fórmula para que dé resultados correctos:

IMC = 1,3 × peso / altura.2,5,

donde el peso corporal se mide en kilogramos y la altura se mide en metros.

Sin embargo, el propio creador de la fórmula la considera imperfecta, como cualquier fórmula: el cuerpo humano tiene una estructura y una forma demasiado complejas.

4. el cambio en las normas del IMC

El IMC “normal” ha cambiado varias veces en los últimos 30 años. Mientras que antes de 1998 el valor umbral en Estados Unidos era de 27,8 kg/m2, después de 1998 los médicos empezaron a considerar 25 kg/m2 como tal. Un ligero cambio en la norma hizo que 29 millones de estadounidenses fueran considerados con sobrepeso.

♥ ON TOPIC: Cuál debe ser la frecuencia cardíaca de una persona sana y cómo medirla.

Alternativas al índice de masa corporal

El IMC se calcula para identificar los riesgos para la salud. Sin embargo, algunos investigadores creen que la circunferencia de la cintura o la relación cintura-cadera es mucho mejor. La grasa acumulada alrededor del hígado y los órganos abdominales se considera la más peligrosa. Tiene una gran actividad metabólica. Esta sustancia produce ácidos grasos, hormonas, agentes inflamatorios, lo que eleva el nivel de colesterol suelto, la glucosa en sangre y la presión arterial.

Un estudio estadounidense en el que participaron 44.000 mujeres ha demostrado que existe una relación directa entre el perímetro de la cintura y diversas enfermedades. Incluso si el IMC está en el rango normal y el perímetro de la cintura es superior a 89 centímetros, el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca es tres veces mayor que en el caso de las mujeres con valores normales y más bajos.

En Shanghai se obtuvieron resultados similares: el exceso de grasa abdominal aumenta el riesgo de muerte independientemente del índice de IMC. La Federación Internacional de Diabetes considera normal un perímetro de cintura de hasta 80 centímetros para las mujeres y de hasta 94 centímetros para los hombres. Según la OMS, superar esta norma conlleva riesgos de enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2 e hipertensión. Si la cintura supera los 88 centímetros en las mujeres y los 102 centímetros en los hombres, los riesgos son aún mayores.

Para determinar el peso corporal normal se utilizan otros índices: Broca, Breitman, Noorden, Tatony, Berngard, Davenport. Se basan principalmente en los mismos datos de altura y peso.

Véase también: