Qué frecuencia de la memoria de la tarjeta de vídeo afecta

La memoria de vídeo es una de las características más importantes de una tarjeta gráfica. Tiene una gran influencia en el rendimiento general, la calidad de la imagen, la resolución y, sobre todo, el ancho de Bands de la tarjeta gráfica, que conocerás leyendo este artículo.

Lea también: ¿Cómo afecta el procesador a los juegos?

El efecto de la frecuencia de la memoria de vídeo

La memoria RAM especial integrada en la tarjeta de vídeo se llama memoria de vídeo y en su abreviatura, además de DDR (transferencia de datos duplicada), contiene la letra G al principio. Aclara que el asunto en cuestión es la GDDR (transferencia de datos doble de gráficos) y no cualquier otro tipo de RAM. Este subtipo de RAM tiene frecuencias más altas que la RAM ordinaria instalada en cualquier ordenador moderno y proporciona suficiente velocidad al chip gráfico en su conjunto, lo que le permite manejar las grandes cantidades de datos que deben procesarse y mostrarse en la pantalla del usuario.

Ancho de Bands de la memoria.

La frecuencia de reloj de la memoria de vídeo afecta directamente a su ancho de Bands (MTP). A su vez, un gran ancho de Bands de memoria suele traducirse en un mejor rendimiento en la mayoría de las aplicaciones en las que deben intervenir o manipularse gráficos 3D: los juegos de PC, el modelado 3D y la creación de objetos 3D son prueba de ello.

Lee también: Cómo determinar los parámetros de la tarjeta de vídeo

Ancho del bus de memoria

La velocidad de reloj de la memoria de vídeo y su impacto en el rendimiento de la tarjeta gráfica en su conjunto está directamente relacionada con otro componente igualmente importante de los adaptadores gráficos: el ancho del bus de memoria y su frecuencia. De ello se desprende que, a la hora de elegir un chip gráfico para tu ordenador, debes prestar atención a estas cifras para no decepcionarte con el nivel de rendimiento general de tu estación de trabajo o de juego. Si no tienes cuidado, puedes caer en la trampa de los vendedores de centavos que instalarán 4 GB de memoria de vídeo y un bus de 64 bits en el nuevo producto de su empresa y será muy lento e ineficiente a la hora de procesar un flujo tan grande de datos de vídeo.

Tiene que haber un equilibrio entre la frecuencia de la memoria de vídeo y su ancho de bus. La actual norma GDDR5 permite que la frecuencia efectiva de una memoria de vídeo sea 4 veces mayor que su frecuencia real. No tienes que preocuparte de tener que calcular constantemente el rendimiento efectivo de la tarjeta de vídeo en tu cabeza y mantener esta sencilla fórmula de multiplicar por cuatro: el fabricante especifica inicialmente el multiplicado, es decir, la frecuencia real de la memoria de la tarjeta de vídeo.

Los adaptadores gráficos convencionales, no específicos de la actividad informática y científica, utilizan buses de memoria de 64 a 256 bits de ancho. También en las mejores soluciones para juegos se puede cumplir con un ancho de bus de 352 bits, pero el precio de una tarjeta gráfica de este tipo puede igualar el coste de un PC completo de rendimiento medio-alto.

Si necesita un “enchufe” para la ranura de la tarjeta de vídeo de su placa base para trabajar en la oficina y resolver tareas exclusivamente ofimáticas como escribir un informe en Word, crear una hoja de cálculo en Excel (porque incluso ver vídeo con esas características sería difícil), entonces puede comprar con confianza una solución con un bus de 64 bits.

En cualquier otro caso, debe prestar atención al bus de 128 o 192 bits, y la mejor y más productiva solución es el bus de 256 bits. La mayoría de estas tarjetas tienen suficiente memoria de vídeo con su alta frecuencia, pero hay excepciones baratas con 1 GB de memoria, que no es suficiente para el jugador de hoy y requiere un mínimo de 2 GB de tarjeta para un juego cómodo o el trabajo en una aplicación 3D, pero aquí se puede seguir con seguridad el principio de “cuanto más, mejor”.

Cálculo del PSP

Por ejemplo, si tienes una tarjeta de vídeo equipada con memoria GDDR5 con una frecuencia de reloj de memoria efectiva de 1333 MHz (para saber la frecuencia real de la memoria GDDR5, tienes que dividir la efectiva por 4) y con un bus de memoria de 256 bits, será más rápida que una tarjeta de vídeo con una frecuencia de memoria efectiva de 1600 MHz pero con un bus de 128 bits.

Para calcular el ancho de Bands de la memoria y averiguar así el rendimiento de tu chip de vídeo, tienes que recurrir a esta fórmula: Multiplica la anchura del bus de memoria por la frecuencia de la memoria y divide ese número por 8, porque ese es el número de bits que hay en un byte. Este número será el valor que necesitamos.

Volvamos a nuestras dos tarjetas de vídeo del ejemplo anterior y calculemos su rendimiento: la primera tarjeta de vídeo, mejor, pero con una velocidad de reloj de la memoria de vídeo inferior, tendrá lo siguiente: (256*1333)/8 = 42,7 GB por segundo, mientras que la segunda tarjeta de vídeo sólo tiene 25,6 GB por segundo.

También puedes instalar el programa TechPowerUp GPU-Z, que es capaz de mostrar información detallada sobre el chip gráfico instalado en tu ordenador, incluyendo la cantidad de memoria de vídeo, su frecuencia, la tasa de bits del bus y el ancho de Bands.

Lee también: Cómo acelerar tu tarjeta gráfica

Salida

Basándonos en la información anterior, podemos entender que la frecuencia de la memoria de vídeo y su efecto en el rendimiento depende directamente de otro factor: la anchura de la memoria, junto con la cual crean el valor del ancho de Bands de la memoria. Esto es lo que afecta a la velocidad y la cantidad de datos transferidos a la tarjeta de vídeo. Esperamos que este artículo le haya ayudado a aprender algo nuevo sobre la estructura y el funcionamiento de un chip gráfico y haya respondido a sus preguntas.

Nos alegramos de que hayamos podido ayudarle con su problema.

Describa lo que no le ha funcionado.
Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

¿Le ha ayudado este artículo?