Qué hacer si la BIOS no ve el SSD

Qué hacer si la BIOS no ve el SSD

Las unidades SSD están desplazando poco a poco a las HDD del mercado, aunque se utilizan sobre todo como unidades para sistemas y software que requieren un acceso rápido a los archivos. A veces, el propietario de una flamante unidad SSD puede sentirse decepcionado: la BIOS del PC o del portátil no quiere reconocer la unidad. Hoy descubriremos por qué ocurre esto y cómo solucionar el problema.

Por qué la BIOS no ve el SSD

Lo más frecuente es que este tipo de averías se produzcan debido a una configuración incorrecta de la BIOS por parte del usuario: habrá que reconfigurar el software de la placa base. Tampoco podemos descartar algún problema mecánico con la placa, el cable o la propia unidad. Por último, la placa también puede ser incompatible con el SSD. Veamos las soluciones para cada una de las causas.

Método 1: Ajustar la configuración de la BIOS

La razón más común por la que el SSD no es reconocido en la BIOS es debido a una configuración incorrecta: el puerto SATA está deshabilitado o funciona en el modo equivocado, la configuración de la fecha se confundió debido a que la batería del CMOS se desconectó, la placa no está funcionando correctamente debido al overclocking. El método para solucionar estos problemas es obvio: hay que introducir la configuración correcta en la BIOS. Como hay muchas variantes del firmware de las placas base, es imposible revisarlas todas, por lo que utilizaremos la BIOS UEFI de las placas base Gigabyte como ejemplo.

Configuración SATA
Las placas base modernas admiten varios modos de funcionamiento del puerto ATA serie. En el caso de los SSD, debe seleccionar la opción AHCI.

Lea también: Cómo activar AHCI en la BIOS

  1. Entra en la BIOS a través de las teclas de acceso directo mientras arrancas tu ordenador o reinicia en ella (compatible con Windows 10).

    Lección: Cómo entrar en la BIOS

  2. En las placas Gigabyte, hay que ir a "Chipset". y utilizar el elemento "Modo SATA".

    Seleccione una opción en él. "AHCI"..

  3. Para guardar los parámetros introducidos, utilice la pestaña "Guardar & Salir"donde se selecciona la opción de menú del mismo nombre.

Ajustar la hora y la fecha
En ocasiones, los problemas de reconocimiento de la unidad se deben a un fallo de fecha y hora. Ajuste la hora y la fecha a la hora y la fecha actuales mediante el siguiente procedimiento:

  1. En la BIOS, vaya a la sección "Sistema".
  2. Encuentre los artículos "Fecha del sistema" и "Hora del sistema"donde se especifica la configuración de la fecha y la hora actuales.
  3. Guardar los ajustes en la ficha "Guardar & Salir".

Método 2: Restablecer la configuración de la BIOS

En raras ocasiones, el firmware de la placa puede no responder a los ajustes introducidos, o el SSD se ha conectado en caliente, lo que no es recomendable. Para solucionar el problema hay que restablecer la configuración del firmware.

  1. En algunas "placas base" modernas es posible restablecer los ajustes directamente desde la utilidad de configuración - sólo hay que ir a la pestaña de ahorro de ajustes y llamar al "Cargar valores predeterminados optimizados" o algo con un significado similar en el nombre.

    Lea también: ¿Qué son los valores predeterminados de carga en la BIOS?

  2. Como alternativa, puede cargar los valores predeterminados de fábrica al encender el ordenador: mantenga pulsado el botón de encendido durante un rato o púlselo junto con una combinación de teclas especial.
  3. Una opción disponible para cualquier placa sería alternar un jumper especial o simplemente quitar la batería del CMOS durante un minuto.

    Leer más: Cómo restablecer la BIOS

Método 3: Comprobación de daños mecánicos

El tipo de problemas más desagradables que impiden que la BIOS reconozca la unidad SSD son los fallos de hardware. Para un primer diagnóstico de estos problemas, haga lo siguiente

  1. Extraiga la unidad y conéctela a su ordenador con el sistema operativo cargado mediante un adaptador especial. Si el SSD se detecta con normalidad, definitivamente no es el problema.
  2. Compruebe los pines del puerto SSD, ambos extremos del cable SATA y el conector correspondiente de la placa base. A veces, incluso la más mínima suciedad o daño en las pastillas puede provocar dificultades, por lo que debe limpiar las clavijas con desengrasante: gasolina o alcoholes débiles.
  3. Si es posible, comprueba si otros SSDs funcionan con tu placa base. Merece la pena elegir discos de otros fabricantes.

De esta manera se puede determinar qué componente del conjunto placa-cable-SSD ha fallado. La solución del problema es obvia: sustituir el componente defectuoso o acudir al centro de servicio.

Conclusión:

Como podemos ver, la BIOS puede no reconocer un SSD por muchas razones. La mayoría de las veces es sólo un problema de software, pero no podemos descartar un problema de hardware con la placa, el cable o la propia unidad.

Nos alegramos de haber podido ayudarle con su problema.

Describa lo que no le ha funcionado.
Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

¿Le ha ayudado este artículo?

Subir

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más Información


Parada Creativa