Qué hacer si tu ordenador no puede ver tu tarjeta gráfica NVIDIA GeForce

Método 1: Comprobar el estado del hardware

Desgraciadamente, la mayoría de las veces el problema en cuestión se debe a razones de hardware, por lo que debes comprobar que la tarjeta funciona correctamente.

    1. Los propietarios de PCs de sobremesa deben asegurarse de que el adaptador de vídeo está correctamente conectado a la placa base. Retira la tapa lateral para acceder al interior de la unidad y comprueba cómo se asienta la GPU en el conector correspondiente: no debe colgar ni descolgarse en un ángulo fuerte (casos montados horizontalmente). Para combatir esto último, puedes utilizar todo tipo de puntales, tanto caseros como de fábrica.
    2. Comprueba también la fuente de alimentación: los conectores deben estar bien apretados en sus respectivas tomas, y los propios cables deben estar intactos y sin daños.

    1. Por último, si tu placa base tiene más de una ranura PCIe, prueba a insertar la tarjeta en otra. Si sólo hay uno, tendrás que buscar otro ordenador. Si la tarjeta es reconocida y funciona en el segundo conector o en el PC, esto indica un problema de «placa base» que no se puede solucionar en casa.
    2. Sin embargo, con los portátiles las cosas son mucho más complicadas: en la mayoría de los modelos actuales el chip de vídeo no está soldado en la placa y los problemas con su reconocimiento señalan un mal funcionamiento o un fallo de software (estos se discutirán más adelante). En la mayoría de los casos, por desgracia, se trata de una avería que sólo puede subsanar un técnico en un centro de reparación.

Como recordatorio, no intente reparar una tarjeta gráfica rota usted mismo, ya que puede dañarla permanentemente.

Método 2: Reinstalar los controladores

Si desde el punto de vista del hardware todos los componentes necesarios funcionan al 100%, la causa del problema radica en los fallos del software. La mayoría de las veces la culpa es de los controladores: se instala una versión anticuada y/o incorrecta que impide que el sistema operativo reconozca la GPU y la haga funcionar. En consecuencia, para solucionarlo, hay que reinstalar el software de servicio. Este procedimiento no es tan fácil como parece, por lo que aconsejamos utilizar la siguiente guía.

Más información: Cómo reinstalar los controladores NVIDIA

Método 3: Restaurar la integridad de los archivos del sistema

Es bastante raro, pero aún así a veces ocurre que no son los controladores los culpables, sino el sistema operativo: algunos de sus componentes se han corrompido, lo que afecta al funcionamiento de los periféricos, incluida la tarjeta gráfica. En esta situación, la solución es bastante sencilla: comprobar la integridad de los datos del sistema y restaurarlos si es necesario.

Leer más: Restaurar la integridad de los datos del sistema en Windows 7 / Windows 10

Además, no te olvides de la funcionalidad de los puntos de restauración: puedes utilizarlos para conseguir incluso un sistema que se niega a arrancar.

Leer más: Uso de puntos de recuperación en Windows 7 / Windows 10

Método 4: Restablecer la configuración de la BIOS

Tampoco se puede descartar un problema con la configuración de la BIOS: tal vez por un fallo o falta de atención se haya cambiado para que funcione sólo la tarjeta gráfica integrada, o el sistema de control de la placa haya desconectado el dispositivo para evitar un fallo debido a unos parámetros de overclocking mal configurados. Sea cual sea el origen específico, la solución a este problema es la misma: es mejor restablecer los ajustes básicos del sistema de E/S y volver a configurarlo, sólo que esta vez con más cuidado.

Lea más:
Cómo restablecer la BIOS
Ejemplo de configuración de la BIOS de ordenadores de sobremesa y portátiles

Nos alegramos de haber podido ayudarle con su problema.

Describa lo que no le ha funcionado.
Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

¿Le ha ayudado este artículo?