Qué hacer si el teléfono entra en contacto con el agua

Durante el uso de tu smartphone pueden ocurrir varios percances, como que se te caiga al agua. Afortunadamente, los smartphones modernos son menos sensibles al agua, por lo que si el contacto con el líquido fue breve, puedes salir airoso de un pequeño susto.

Tecnología de protección contra la humedad

Muchos dispositivos modernos están equipados con una protección especial contra la humedad y el polvo. Si tienes un teléfono de este tipo, no puedes temer por él, ya que sólo hay riesgo de que se pueda reparar cuando cae a más de 1,5 metros de profundidad. Sin embargo, conviene vigilar cuidadosamente si todos los cierres (si están previstos en el diseño) están cerrados, ya que de lo contrario toda la protección contra la humedad y el polvo será inútil.

Los propietarios de dispositivos que no son altamente resistentes al agua deben tomar medidas urgentes si su dispositivo se ha sumergido en el agua.

Paso 1: Primeros pasos

La operatividad de un dispositivo que ha caído al agua depende en gran medida de las acciones que se realicen en primer lugar. Recuerda que la velocidad es importante en el primer paso.

Así es la lista de acciones iniciales necesarias para “resucitar” un smartphone que se ha sumergido en un líquido:

  1. Saque inmediatamente el aparato del agua. Este es el paso en el que los segundos cuentan.
  2. Si el agua penetra y empapa las “entrañas” del aparato, es una garantía al 100% de que tendrás que llevarlo al servicio técnico o tirarlo. Así que una vez que lo saques del agua, tienes que desmontar la carcasa e intentar sacar la batería. Cabe recordar que algunos modelos tienen una batería no extraíble, en cuyo caso es mejor no tocarla.
  3. Retire todas las tarjetas del teléfono.

Paso 2: Secado.

Si el agua ha entrado en la carcasa aunque sea en una pequeña cantidad, hay que secar bien todo el interior del teléfono y la carcasa. No utilice nunca un secador de pelo o un aparato similar para secar, ya que puede perjudicar el funcionamiento de uno u otro elemento en el futuro.

El proceso de secado de los componentes de tu smartphone puede dividirse en varios pasos:

  1. Una vez que el teléfono esté completamente desmontado, limpie todos los componentes con almohadillas de algodón o un paño seco. No utilice algodón normal o toallas de papel para este fin, ya que el papel/lana puede desintegrarse al empaparse, y sus pequeñas partículas quedarán en los componentes.
  2. Ahora prepara un trapo ordinario y coloca las piezas del teléfono sobre él. Puedes utilizar paños normales sin pelusa en lugar de trapos. Deje las piezas durante uno o dos días para que la humedad desaparezca completamente de ellas. No se recomienda colocar las piezas sobre la batería aunque se coloquen sobre los paños/aletas, ya que pueden sobrecalentarse en la batería.
  3. Tras el secado, compruebe cuidadosamente los accesorios, prestando especial atención a la batería y a la propia caja. No debe quedar humedad ni pequeños restos en ellos. Cepíllelos suavemente con un cepillo suave para eliminar el polvo/los residuos.
  4. Vuelva a montar el teléfono e intente encenderlo. Si todo funciona, supervise el dispositivo durante unos días. Si se detectan los primeros problemas, aunque sean menores, póngase en contacto con un centro de servicio para que reparen/diagnostiquen el dispositivo. En este caso tampoco se recomienda retrasar.

Alguien aconseja secar el teléfono en recipientes de arroz, ya que es un buen absorbente. Este método es en parte más eficaz que las instrucciones anteriores, ya que el arroz absorbe mejor y más rápidamente la humedad. Sin embargo, este método tiene importantes desventajas, por ejemplo:

  • Los granos que han absorbido mucha humedad pueden mojarse, lo que no permitirá que la unidad se seque completamente;
  • El arroz, que se vende en paquetes, tiene una gran cantidad de residuos pequeños y casi invisibles que se pegan a los componentes y pueden afectar al rendimiento del aparato en el futuro.

Si decide realizar el secado con arroz, hágalo bajo su propia responsabilidad. Las instrucciones paso a paso en este caso son casi similares a las del anterior:

  1. Limpie los componentes con un paño o una toallita seca que no sea de papel. Intenta eliminar la mayor cantidad de humedad posible en este paso.
  2. Prepara un recipiente con arroz y sumerge suavemente la caja y la batería en él.
  3. Rellénelos con arroz y déjelos durante dos días. Si el contacto con el agua ha sido breve y la inspección revela una pequeña cantidad de humedad en la batería y otros componentes, el tiempo puede reducirse a un día.
  4. Retirar los componentes del arroz. En este caso, es necesario limpiarlos a fondo. Lo mejor es utilizar toallitas especiales diseñadas para este fin (puedes comprarlas en cualquier tienda especializada).
  5. Monte la máquina y enciéndala. Observe el funcionamiento durante unos días, si nota algún fallo / mal funcionamiento, póngase en contacto con el servicio técnico inmediatamente.

Si el teléfono se cae al agua, deja de funcionar o se estropea, puedes ponerte en contacto con un centro de servicio para que lo restauren. En la mayoría de los casos (si las averías no son demasiado importantes), un técnico podrá restablecer el funcionamiento normal del teléfono.

En raras ocasiones, es posible que puedas hacer reparaciones en garantía, por ejemplo, si las características del teléfono especifican un alto nivel de protección contra la humedad, y se rompió después de que se te cayera en un charco o se derramara algún líquido sobre la pantalla. Si el dispositivo tiene un grado de protección contra el polvo y la humedad, como el IP66, entonces puedes intentar reclamar la reparación en garantía, pero siempre que el contacto con el agua haya sido realmente mínimo. Además, cuanto más alto sea el último dígito (por ejemplo, no IP66, sino IP67, IP68), mayores serán las posibilidades de obtener servicio en garantía.

Reanimar un teléfono que ha caído al agua no es tan difícil como puede parecer a primera vista. Muchos dispositivos modernos están equipados con una protección más avanzada, gracias a la cual el líquido derramado en la pantalla o un ligero contacto con el agua (por ejemplo, caído en la nieve) no puede interrumpir el funcionamiento del dispositivo.

Nos alegramos de haber podido ayudarle con su problema.

Describa lo que no le ha funcionado.
Nuestros especialistas tratarán de responder con la mayor rapidez posible.

¿Le ha ayudado este artículo?