Utilizar un viejo router como conmutador de red

¿Acabamos de comprar un nuevo router o módem router pero no sabemos qué hacer con el antiguo? El viejo router no tiene por qué acabar en el desván o, peor aún, tirado a la basura. Incluso los modelos más antiguos pueden utilizarse como pequeños conmutadores de red, para aumentar el número de puertos LAN del router principal y gestionar el mayor número posible de dispositivos cableados. En esta guía veremos los pasos a seguir para configurar un router antiguo como un conmutador de red doméstica.

Para conectar varios dispositivos por cable podemos adoptar Powerline, para conectar consolas, decodificadores y televisores a Internet.

Antiguo router como conmutador de red

La guía se refiere a un router TP-LINK, pero las entradas se pueden encontrar en cualquier modelo de router.

El viejo router como interruptor: desactivar las funciones innecesarias

Vamos a entrar en la antigua configuración del router y a buscar los ajustes que hay que desactivar para que el router sea realmente eficaz como interruptor.

Vamos a desactivar las funciones inalámbricas, que son completamente inútiles si estamos utilizando la nueva red WiFi del router. Las características del WiFi suelen ser ajustables en el menú de Configuración o en una sección específica llamada Wireless o WiFi.

Una vez que hayamos desactivado el WiFi en el viejo router, tendremos que centrarnos en otras características que no son útiles para hacer un cambio. Desactivemos las funciones de seguridad, como el cortafuegos.

Desactivemos el NAT, una función que ya maneja el nuevo router.

En cuanto al DHCP, la elección varía en función de la finalidad del conmutador: si queremos crear una subred separada (colocando así el conmutador en cascada), esta función deberá permanecer activa (aunque haga saltar por los aires el propio concepto de conmutador). Si en cambio queremos un switch “puro” tendremos que desactivar también esta función, que será replicada por el nuevo router.

TIPDespués de desactivar esta configuración, tendrá que establecer manualmente una dirección IP válida para acceder a la configuración del antiguo router.

Antiguo router como conmutador: configuración de la red

Para configurar el acceso a la red (y a Internet) para el conmutador, será necesario asignar una nueva dirección IP a nuestro “conmutador” casero, con algunas precauciones especiales en función del uso.

TIP: Por comodidad, es aconsejable desconectar cualquier dispositivo tanto del nuevo router como del antiguo, para evitar conflictos de IP.

Si queremos ampliar nuestra red LAN y asegurarnos de que todos los PCs de la red se ven entre sí basta con asignar al viejo router una dirección IP libre dejando la máscara de subred sin modificar, asignando como puerta de enlace y DNS la dirección IP del nuevo router.

Asumiendo que la dirección IP del nuevo router es 192.168.1.1, nuestro nuevo switch debería tener las siguientes características.

  • Dirección IP del conmutador: 192.168.1.2
  • Máscara de subred: 255.255.255.0
  • Puerta de enlace: 192.168.1.1
  • DNS: 192.168.1.1

Todos los nuevos dispositivos que se conecten al conmutador recibirán una IP y los parámetros de acceso a Internet directamente desde el nuevo router.

Caso especial: el switch como router

Si queremos crear una subred donde los dispositivos conectados al switch. no se comunican con los dispositivos conectados al nuevo router podemos dotar al switch de algunas funciones de router (no es correcto hablar de switch en este caso). En este caso bastará con reactivar o dejar activo el DHCP en el switch para que los dispositivos conectados al mismo puedan recibir una nueva dirección IP en un formato diferente al proporcionado por la red principal. En este caso se aplican las reglas ya vistas para los routers en cascada.

Conectar un router antiguo como un switch

Una vez que hayamos configurado nuestro conmutador, es el momento de conectarlo al nuevo router. Esta es sin duda la parte más sencilla de todo el proceso: basta con conectar el conmutador con un cable Ethernet a uno de los puertos LAN libres del nuevo router. Asegúrate de utilizar los puertos LAN tanto en el switch como en el router y evita utilizar cualquier puerto WAN o ADSL (este último también tiene un puerto diferente al de Ethernet).

Conectemos nuestros dispositivos al conmutador para comprobar su funcionamiento. Si hemos configurado todo correctamente, los dispositivos conectados al switch recibirán la IP y todos los parámetros de navegación del nuevo router.